lunes, 25 de junio de 2012

Luna creciente en un mundo que acaba de empezar un solsticio

 Luna creciente en el solsticio de Invierno

  La luna creciente sigue siendo una compañera del avance de este nuevo solsticio de invierno. El 21 de Junio el sol nos volvió a invitar a seguir girando a su alrededor. El astro rey ilumina nuestro cotidano andar por esta realidad de todos los días, absorvente y mañera. Al mismo tiempo, ilumina la sección mas clara de la luna  que va tras él a acostarse en nuestro atardecer. Semejante evento inconmensurablemente divino, sirve para invitarnos a dejarnos de ver el dedo gordo del pie con la intención de reflexionar sobre la inmensidad del universo. Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que cualquier preocupación diaria, es infima dentro de un Todo absolutamente relativo. Nada es taaaan importante como la invitación que el sol nos hizo para que volvamos a dar otra vuelta a su alrededor, seguido de la sonrisa de la luna.

Luna creciente vista desde la Hostería Ecológica en Puerto Piramides

La luna día tras día se va alejando de la tarde  zambullendose en la noche mas y mas a medida que gira alredeor nuestro. Ella al envolvernos con su movimiento recorre unos 12 grados cada 24 horas. Esa traslación  la aleja del sol llevandola al otro lado de nuestro horizonte al cabo de 14 días.
Si seguimos la observación a lo largo de los días, podremos percibir como, la luna, nuestro único satélite natural, se va posicionando con otros grupos de estrellas que parecen fijas, al estar a tantos años luz de distancia, mientras se presenta con  mas superficie iluminada que la noche precedente, hasta que le llegue el momento de estar exactamente del otro lado al atardecer que es cuando podemos verla toda iluminada y sea luna llena.

 
Una regla memotécnica para cuando levantemos la vista y nos sorprenda la imagen de la luna y no sepamos en que cuarto está, es si la vemos en forma de C es cuarto Creciente y si tiene forma de D es cuarto Decreciente.