viernes, 7 de septiembre de 2012

Memoria Técnica y Agradecimiento a la Arquitecta Rosario Payer

El ir llevando la bandera vanguardista del Concepto Ecológico, tiene sus ventajas que son avanzar haciendo punta en una dirección nueva, las desventajas son que no hay un modelo para basarse e imitar y recorremos este camino a los ponchazos, usando muchas veces la metodología de la prueba y error. En ese contexto sumado a nuestro propio exigente compromiso, nos vemos obligados a mirar siempre para adelante y seguir andando. Pero este es un momento muy especial; logramos un reconocimiento a nivel nacional dentro de la Hotelería, obtuvimos el Primer Premio en la Primera Edición de Hoteles + Verdes de Argentina. Una distinción  que nos llena de orgullo y nos permite frenar un instante respirar profundamente y mirar hacia atrás para ver el camino recorrido y agradecer.



Este sueño hecho realidad llevó mas de una década entre el diseño arquitectónico e idas y vueltas de permisos y tiempos que fueron dilatando la energía inicial, hasta puntos de inflexión donde parecía que nunca lograríamos ni siquiera empezar a construir. Me preguntaba una y otra vez en que me había metido. En todos estos momentos fue la Arquitecta Maria del Rosario Payer de Puerto Madryn quien le dio forma desde el papel a este edificio, la que remó contra viento y marea todas las tormentas. Gracias a ella, su convicción, empuje y tiempo dedicado, fue posible empezar a construir del Nómade Hostería Ecológica. Sin su esfuerzo no hubiera sido posible el grato momento que estamos viviendo y no existiría el lugar que miles de huéspedes eligen desde su inauguración hace 3 años y medio para descansar y reponerse mientras conocen Península Valdés. Este es un público reconocimiento y agradecimiento a una Arquitecta que se convirtió en amiga incondicional de quien escribe estas lineas.
Como fotógrafo de naturaleza quise dar vida a este proyecto con la intención de minimizar el impacto lógico de la actividad. La sumatoria de los conocimientos de  Rosario y mis reflexiones como observador de la naturaleza dieron como resultado este concepto al que mucha gente se sumó para lograrlo. De diseño exquisito, con amplios ventanales y espacios comunes con una claridad interior que permite disfrutar de la sencillez  con confort en el medio de una geografía árida, mágica y de condiciones climáticas adversas; le sumamos el uso de la tecnología, procesos y otros principios sustentables y amigables con el medio ambiente, obtuvimos como resultado un lugar premiado.
Gracias Rosario por haber estado y dejado este símbolo de la Arquitectura con aprovechamiento de energías renovables en Puerto Pirámides. Mi incondicional y eterno agradecimiento.
Alejandro Avampini